miércoles, 18 de abril de 2007

Casino Royale (Martin Campbell - 2006)

Soy un miserable por no haberla visto en pantalla grande. Quizá se trata del renacimiento de una de las grandes marcas comerciales del cine por derecho propio. Ni más ni menos.
Casino Royale es una maravilla. La génesis de Bond. La reinvención del personaje. Un nuevo actor con un carácter independiente. Lejos de comparaciones con Connery, Daniel Craig no necesita que lo comparen con nadie. Crea su propia encarnación del personaje de Fleming.

La acción es elegante, pero sobretodo tensa, muy tensa. Quizá se nota la falta de operatividad en el interior construido en Pinewood para el final apoteósico. Pero es un climax emocional suficientemente intenso.
Escena de arranque como pocas en intensidad narrativa. La economización de planos me dejó perplejo. Punto aparte la colección de escenarios y decorados. Las chicas bond son todas muy majas. Pero por encima de las últimas 10 o 12 que nos ha dado la franquicia Bond, debería poner a Eva Green y su Vesper Lynd. Sin desmerecer a Michelle Yeoh o Halle Berry, la nueva chica es mas joven y sobretodo mas desconocida. Por cierto mas adelante recordaré The Dreamers de Bertolucci. Así pues, James Bond y Vesper Lynd. La única pareja real de Bond en su historia canónica.


. Las escenas de juego son frías, tremendamente frías. Y algunas elipses sorprendentes se mezclan. Quizá tenga algo que ver con el código "Ellipse" que usan los rufianes del banquero.
Como película de acción, es fantástica. Como película de Bond es quizá una de las 2 o 3 mejores que se han filmado. Las sutilezas de guión son suficientemente buenas. Los recursos de dirección eficaces y con oficio. Pero por encima de todo, la película tiene gancho, pulso, ritmo. Es algo inevitable sentir atracción por el origen de Bond. Y quizá juega en exceso a los guiños autoreferenciados. quizá se toma muy en serio a sí misma. Pero es probable que le hiciera falta a la franquicia, despues de la deplorable época Moore, la macarra época Dalton y la fría y mecánica de Brosnan. No puedo evitar recordar a Roger Moore corriendo como tullido por las calles de París... A Timothy Dalton hacer el caballito con un camion trailer de 10 toneladas... o a Pierce Brosnan matar secuaces a manojos con dos ametralladoras.

El Bond de Craig mata con pistola. Y los mata en la frente a bocajarro. Los mira un momento sin pestañear, y camina hacia otro lado con paso decidido. No puedo creer que no haya visto este renacimiento del género de espías en pantalla grande. No puedo creer que lo hayan hecho tan correctamente. Y no puedo creer que se atrevan a un tercer acto de 3 climax. Algo está pasando.






No hay comentarios: