martes, 24 de junio de 2008

Juno (Jason Reitman - 2007)



Me dan urticaria las películas optimistas. Es como si prolongaran la gran mentira de la felicidad innecesariamente. Pero cuesta más odiarlas cuando están bien hechas. Es como si Picasso hubiera pintado a un obispo prometiendo perdón divino. No deja de ser una obra de arte.
Habitualmente me peleo con gente a mi alrededor que defiende la causa optimista con uñas y dientes. Algunos de ellos visitan el barrio de Gràcia asiduamente... y otros adoran las películas estilo "Little Miss Sunshine".


Juno es muy bonita. Tiene un guión muy bueno y muy sólido. La música es bonita. Bonitas melodías de guitarra con voces ingenuas. Juno es un personaje adorable y la famosa Diablo Cody, la guionista, es un personaje por mérito propio. El desglose de la pareja moderna es bastante satírico dado el tono general de la película. Pero el problema es coyuntural en mi caso. Me dan urticaria las películas optimistas. Alguien diría que el cine muestra la fantasía y las historias con finales felices para hacernos olvidar nuestras terribles y sucias vidas. Pero eso es una auténtica memez digna de ser grafiteada en las paredes del cine Verdi. Nuestras vidas ya no son trágicas. No nos morimos de hambre como en el "Dust Bowl" norteamericano durante la gran depresión, época de musicales y èpicas lisérgicas como "El Mago de Oz". La falacia del cine optimista y catártico se forjó en ésa época, como resultado de la hambruna y la depresión profunda que sufría el gran amigo americano.


Cada mañana me cruzo por la calle con docenas de personas que fingen que tienen problemas. El cine ya no responde con fantasía a las trágicas vidas de la gente. Occidente ya no está en crisis. La realidad dejó de ser dura. El cine pierde la alienación poco a poco. Y nunca Hollywood se preocupó tanto en diseñar y construir optimismo. Hasta tal punto que le han montado una família a Indiana Jones...


Juno es un producto reaccionario a una cultura caprichosa. Es una película de una extraordinaria frescura. Todos sus elementos formales fluyen graciosamente. Hasta el punto de asemejarse más a un documental de la noche temática que a un largometraje de ficción. El optimismo ya no significa evasión. La evasión está en los juegos de disparos de Xbox, los juegos Online y las series de TV. Un embarazo adolescente hoy en día es tan apasionante como el calentamiento global para nuestros padres... ¿De verdad es tan grave?





5 comentarios:

David Güell dijo...

Si opinas que la cosa está tan bien no se porqué odias las peliculas optimistas, sería coherente, no?

Salud camarada

David

The Storyteller dijo...

La película está bien, pero por motivos personales el optimismo exacerbado me da urticaria. No creo que tenga nada que ver la coherencia. En cualquier caso, sería tu idea de coherencia.

David López dijo...

Vivir... mola.

No es tan complicado conociendo las otras opciones.

D.

P.D.: Y Gracia también mola.

The Storyteller dijo...

El poder de la negación no tiene límites. Debeis tener unas alfombras enormes para guardar todo eso ahi debajo.

Musaraña Rabiosa garras de acero Wong dijo...

http://lalogiadelosignorantes.blogspot.com/2008/07/eiris-y-la-manzana-del-caos.html

Pues eso.

Abrazos a todos los frentes.