viernes, 15 de mayo de 2009

Lost, Final de la Temporada 5



El primer season finale que veo en tiempo real ha resultado ser el más irritante y menos complaciente con el espectador. Tiene narices que me haya tocado disfrutar del desenlaces más críptico de toda la serie, porque obviamente el último desenlace, el de la temporada final dentro de 8 meses, será el caítulo de las revelaciones de Lost.

SPOILERS SUAVES

Lost es una de esas grandes obras que explican el orígen de la humanidad, de las civilizaciones y aportan una visión poética al sentido de la vida y la existencia. En un sentido similar al que los clásicos de la literatura rusa tratan el castigo, el fraticidio y el peso familiar en la historia de las culturas, Lost se mete de patas en una teoría unificada de la proto-civilización que dió orígen en oriente medio al hervidero de culturas neolíticas.

El papel de la isla en el proceso aún no queda nada claro, pero la dicotomía de bien-mal, piedra negra-piedra blanca y hermano contra hermano se ha cerrado. Y las teorías sobre Jacob y Esau toman forma, uniéndose a la estatua gigante de 4 dedos que no habíamos ubicado completamente hasta ahora.
El que parece ser Sobek, reencarnación en cocodrilo de Seth, es una figura mitológica en el panteón egipcio que completa el plot eterno del asesinato entre hermanos.
La unificación de la genealogía de la casta de Abraham con la de Horus empieza a sonar a partitura grandilocuente que quizá decepcione a muchos espectadores en el grand finale del 2010. Pero estoy seguro que muchos disfrutaremos con la extraordinaria lección de historia antigua de la isla, en la que sólo faltan por aparecen Gilligan y sus amigos.


Bernard y Rose cierran de forma hermosa aquel inicio misterioso 5 años atrás, en unas cuevas. Claire embarazada se refugiaba de Los Otros mientras encontraban los cadáveres de "Adán y Eva". Probablemente Adan y Eva son Bernard y Rose, la versión romántica de la pareja. Aquellos que simplemente disfrutan el uno del otro y yacen tendidos juntos ante su muerte.

El rótulo final de LOST en fondo blanco significa que la sexta va a ser una montaña rusa. Que las primeras 5 temporadas, con rótulo negro, existen simplemente para explicarnos a nosotros, simples mortales, la mitología que no conocemos. Y que en la sexta temporada, veremos el desenlace de una historia eterna, que se remonta a los inicios de la historia documentada de la humanidad.
Supuestamente ése era el tema inicial de una serie que empezó explicando las aventuras de los supervivientes de un accidente de avión. Y digo supuestamente porque es increíble pensar en las vueltas que ha dado Lost. Parece una fábula India, de esas en las que se explica un cuento de animales interminable para acabar diciendo que la vida se reduce a matar a tu vecino para no morir de hambre.


ATENCIÓN, BIG SPOILERS

El truco de la recalibración de personajes muertos o desaparecidos ya lo hemos visto en Heroes de forma algo burda. Pero tengo que admitir la eficacia del truco de prestidigitación guionística al que nos han sometido durante la quinta temporada con John Locke. Pocas veces un personaje muerto del casting de una serie ha sido justificado de una manera tan extraña para una temporada ya firmada de antemano. Pero a pocos va a sorprender el contenido de la caja que lleva Iliana.


Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abraham, padre de los judíos, cristianos y musulmanes, es víctima de un acto de ira algo chapucero. Y la tela que ha tejido con sus manos parece ser de una importancia capital para el futuro narrativo. Así como el dichoso perro ya sabemos desde hace varias temporadas que puede convertirse en el Gollum de Lost... el tapiz se suma a la lista de elementos narrativos que pueden ser plantings seminales en el inicio del proyecto.

Pero de todos, la estatua del dios cocodrilo y pies de 4 dedos se erige como el misterio más funcional y apocalíptico. El enigma de su destrucción es intrigante, pero su existencia es suficiente para crear pavor lovecraftiano.
Ben Linus ha superado la barrera de la animadversión. a partir de ahora todo es cuesta arriba para crear simpatía y catarsis, el efecto contrario al que han sometido al personaje de Jack. A lo largo de las últimas 2 temporadas ha sufrido una transición. De héroe a odioso mecanismo de guión con la fé ciega de la desesperación y el camino sin retorno en el que se ve inmerso. El público adoraba al Jack con respuestas y soluciones, y ha odiado profundamente a su versión actual: dudosa, fanática y babeante.

Lost es un fenómeno social. Su mitología ya alcanza otros medios, y su influencia se ha dejado notar en la producción de TV moderna. J.J. Abrams está pasando por el mejor momento de su carrera, y sólo una brillante temporada final de LOST le puede encumbrar definitivamente. Sus méritos con Star Trek y el aclamado season finale de Fringe no son suficientes todavía. El año que viene se pondrán a prueba los garabatos en sus libretas y los esquemas ininteligibles que tanto le gustan y seguro pueblan las paredes de su casa.


Edit: Parece que la estatua representa a Taweret, diosa hipopótamo de la fertilidad en lugar de Sobek, dios cocodrilo de la fertilidad. Cuando la podamos ver de frente y comprobemos si tiene pechos de mujer, quedará definitivamente resuelto.

No hay comentarios: