jueves, 20 de mayo de 2010

"V", Los Visitantes 25 años despues

Se cierra la temporada inicial de "V", la serie reimaginada por la ABC que empezó a emitirse a finales del 2009. Con sus 12 capítulos de 42 minutos, se da comienzo a una saga planificada con más orden que aquella extraña mezcla de miniseries, tv-movies y capítulos sueltos que invadió EEUU y media Europa a mediados de los 80.

El casting, en principio decente, resultó ser una mezcla extraña de actores sin carisma y papeles huecos en manos de estrellas del fantástico televisivo como Morena Baccarin o Elizabeth Mitchell. Y los nuevos fichajes fracasan reinterpretando los personajes que con tanto cariño modelaron actores como Marc Singer, Robert Englund o Michael Ironside.
Sin duda, el peso dramático ha recaído en las dos figuras matriarcales, la jefa del FBI, Erica Evans, y la líder espiritual de los Visitantes, Anna. Los personajes masculinos orbitan torpemente a su alrededor, y en general, todo el casting y medios de producción resultan escasos e ineficaces.



Así pues, la serie reimaginada se presenta en sociedad torpemente, con medios limitados y puesta en escena excesivamente mediocre. Pero lo sorprendente es su capacidad de comunicación a un nivel universal. Porque el conflicto central de invasión y resistencia es tan viejo como la propia historia, y a pesar de la desidia de los realizadores, la tensión provocada por una invasión a escala planetaria, se resuelve como siempre de forma local, de forma familiar.



"V" construye a partir de la mediocridad y realiza un extraño ejercicio de reinvención constante, buscando su fórmula capitular y su leit-motiv, para encontrarlo en los últimos minutos de su season finale.
El capítulo 12 es un prodigio de búsqueda narrativa. Saltando de línea argumental a una velocidad absurda, nos reconstruye emocionalmente varias veces seguidas, con la intención de encontrarse como serie televisiva. Y la búsqueda da su fruto. Porque al final, de forma casi milagrosa, el ritmo encaja y "V" se da nacimiento a sí misma, al mismo tiempo que el híbrido bebé de la serie inicia una nueva tragedia griega y Anna desencadena la caja de Pandora sin aviso previo.


La lista de altas y bajas está clara. La segunda temporada arrancará en una dirección sólida y probablemente se acabarán las dudas que plagaron cada capítulo desde su inicio en Noviembre pasado.

Las preguntas más interesantes que los fans de la ciencia-ficción se hicieron años despues de la "V" original empiezan a tomar forma definida. Entre otros, el papel social de los Visitantes y su mezcla de religión, ciencia y política. Pero sobretodo se empiezan a vislumbrar las posibilidades de la interacción entre especies, antaño tan pueril y grotesca y ahora más interesantes al germinar los primeros conflictos realmente serios.


"John May Lives."



La iconografía de la serie no es especialmente rica, pero en su aparente pobreza admiramos poco a poco la historia de la Quinta Columna y John May. Los Visitantes tienen un diseño de producción y una dirección de arte muy mediocre, que de poco les sirve para autofinanciarse como meme audiovisual. Los antiguos trajes rojos y negros con la esvástica ligeramente modificada del 85 se traducen en un diseño de vestuario basado en el gris y las formas suaves. Y las viejas naves nodrizas poderosas y redondas ahora son ligeramente orgánicas y carentes de personalidad propia, sobretodo en sus interiores digitales.


Mención aparte la aparente falta de sombras dentro de las naves de los Visitantes. Los personajes recortados contra los fondos digitales le dan aspecto de teatro de recortables. Aunque la integración de las naves nodrizas sobre las ciudades son bastante más dignas.


Anna se desata en este sorprendente último episodio de temporada. Y el cielo se enrojece para dar la bienvenida al anuncio oficial de la segunda temporada, aprobada oficialmente el 13 de Mayo. Los lagartos se hacen esperar para entrar en acción de forma integral, pero se advierte un cambio de rumbo hacia una más que probable sangrienta continuación. Un último capítulo que le da esperanza a una serie terriblemente mediocre en muchos aspectos, pero que puede recomponerse de forma tan milagrosa como la afección cerebral de Chad, el héroe renacido que se une a la causa.

"V is not for Visitor, is for Victory."

No hay comentarios: